menu close menu

Pilates para embarazadas es una manera segura de hacer ejercicio durante y después del embarazo. 

Muchas mujeres se preocupan a la hora de hacer ejercicio durante el embarazo, porque temen que su actividad haga daño al bebé, ahora no tienes que estar preocupada. El pilates para embarazadas es una forma muy suave de hacer trabajar el cuerpo y se enfoca específicamente en los músculos más necesarios durante el embarazo. El practicante puede hacer los ejercicios sin poner presión sobre las articulaciones o la espalda. Por eso el pilates se adapta muy bien a la mujer embarazada y está visto como una de las maneras más seguras de hacer ejercicio durante estos meses de embarazo. Con la práctica del Pilates, las fases de embarazo, nacimiento del bebé y recuperación post nacimiento se hacen también más fáciles, ya que esta actividad física ayuda a reforzar los músculos del núcleo del cuerpo y de la pelvis. 

Guía paso a paso

• Pilates para embarazadas . El primer trimestre:
Puede que te sientas cansada y mareada durante estos primeros meses, por lo que necesitas una actividad física suave y relajante. La práctica del Pilates te ayudará a mejorar sus técnicas de respiración, aumentar tu flexibilidad y reforzar tu cuerpo, mientras tendrás espacio también para concentrar y relajar tu mente. Muchas mujeres coinciden en que el Pilates es una manera estimulante de conectar con los cambios que ocurren en el cuerpo.

• Pilates para embarazadas  – El segundo trimestre:
Los cambios hormonales que suceden durante este periodo te pueden poner más energética. En esta fase del embarazo, la práctica del Pilates podría enfocarse en las zonas más afectadas del cuerpo, para preparar los músculos para el tercer trimestre y el parto.

• Pilates para embarazadas – El tercer trimestre:
Durante esta etapa, puedes encontrarte muy cansada físicamente y las hormonas que el cuerpo genera para ayudar a relajar las articulaciones de la pelvis pueden llegar a crear dolores de espalda. El peso adicional adquirido durante estos meses se acompaña a menudo de algún desequilibrio corporal, de malas posturas, de piernas hinchadas y de varices. La práctica del Pilates ayuda con todos estos síntomas, ya que se centra en desarrollar los músculos del núcleo del cuerpo, lo que a su vez ayuda a mejorar la postura del cuerpo y la circulación de la sangre.

El parto.

Muchas mujeres coinciden en que el Pilates les ayudó también a la hora del parto, ya que llegaban con músculos más tonificados, una mejor circulación de la sangre (con más oxígeno llegando al útero, el bebé siente menos estrés) y unas mejores técnicas de respiración.

Practicar Pilates post embarazo
Se puede  volver a practicar Pilates de cuatro a seis semanas después del parto, u ocho a doce semanas en caso de que haya habido parto con cesárea. Tu médico te indicará cuando tu cuerpo esté listo. La práctica del Pilates ayudará a tu cuerpo a recuperar la condición física que tenías antes del embarazo, así como a tonificar y reforzar los músculos que se encontraron más utilizados durante el embarazo. Los ejercicios se pueden adaptar a las necesidades de cada una, tomando en cuenta el hecho de que el parto haya sido natural o con cesárea, y poniendo así más enfoque en ciertos grupos musculares.

En el Estudio Lorna Gil creemos que es recomendable optar por clases privadas  para acompañar las etapas del pre y post embarazo. Si quieres obtener más información, no dudes en contactar con nosotros.

 

 

 

 

Votos
¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total:8    Promedio:5/5]